Historia del juguete Quimicefa

Este juguete consistente en un pequeño laboratorio, con sus instrumentos y reactivos químicos, fue lanzado al mercado español en los años sesenta, gozando de gran popularidad.

Contenia productos como: Yoduro de Potasio, Sulfato de Sodio,Carbonato de Sodio, Sulfato de Hierro, Naranja de Metilo, Sulfato de Magnesio, Carbonato de Calcio, Tiosulfato de Sodio, Tornasol Azul, Limaduras de Hierro, Ácido Tartárico, Bisulfato de Sodio, Sulfato de Cobre, Cloruro Amónico, Hidróxido de Calcio,
Alumbre de Potasio, Bolitas de Zinc, Óxido de Cobre, Tiras de Magnesio...
Con los que podías hacer un montón de experimentos

Aunque la mayoría de los experimentos que se podían llevar a cabo con el Quimicefa carecían de peligro, el manejo inadecuado de algunas de las sustancias químicas que venían incluidas en su caja podrían tener consecuencias nada agradables.

En las ediciones más antiguas de este aparentemente inofensivo e instructivo juguete, venían productos que combinados podían producir quemaduras y otros daños a los niños.

Como el nitrato potásico, ya que éste puede llegar a reaccionar explosivamente con agentes reductores, por ejemplo en zinc.

O las disoluciones de bisulfato sódico que, al combinarse con metales, como el hierro y el zinc, provocan un desprendimiento de hidrógeno gaseoso, el cual es altamente inflamable (aunque las cantidades que se podían generar eran realmente pequeñas).

Lo que hizo que tras algunas demandas, por incumplir las normas de seguridad europeas aplicables a juguetes, se reconsideraran los productos contenidos en las cajas de Quimicefa.

Fabricante: Cefa
Lanzamiento: circa 1965




Juguetes contemporáneos de Quimicefa